29 ago. 2007

Escuela primaria bucal (el sorbo de la derrota).




Juan Alberto tenía un hambre voraz, hacía ya 48 minutos que había pedido su sándwich de lomo especial y no llegaba. Estaba totalmente fuera de sí, su cuello giraba como el de una paloma electrocutada, miraba para todos lados, cada vez que cruzaba la mirada con el mozo no podía evitar gruñirle sutilmente e insultarlo solo con su rostro. Hasta que el mozo se acercó a su mesa, muy cortes y le dijo:-“disculpe señor por la demora, tenemos un pequeño inconveniente en la cocina, enseguida le traigo lo suyo”, y le dejó sobre la mesa un contundente vaso de licuado de banana, Juan Alberto miró el vaso, luego al mozo y con un gesto muy poco caballeresco lo alejó hasta el borde opuesto de la mesa.
Ya se estaba cumpliendo 1 hora de espera y Juan Alberto tenía tanta bronca como hambre, por eso no se iba, porque cada segundo que pasaba fantaseaba con que llegaría su comida. Y por fin llegó, después de 1 hora 7 minutos de espera, arribó ese gran sándwich de lomo especial. Estaba armado con tal perfección que parecía hecho por un arquitecto, y si el sándwich era una obra edilicia, Juan Alberto era la dinamita que la destruiría. Con la rapidez de un depredador sacó el escarbadientes que estaba hincado en el medio del sándwich, porque tenía pensado arrancarle la mitad de un solo mordisco. El sándwich se dirigía hacia su boca y dentro de ésta se escuchó un ruido, era la úvula o mejor conocida como campanita, que al sonar hizo que lo dientes se vayan a jugar a la garganta al mejor estilo escuela primaria, pero en este caso escuela bucal. Totalmente desprovisto de dentadura Juan Alberto trató de morder igual pero el sándwich colisionó con las encías 1 y mas veces, no hubo caso, Juan Alberto resignado bebió el licuado de banana de un sorbo, el sorbo de la derrota.

4 comentarios:

Gibulee dijo...

que horror y qué hambre me dio esto por dios!

violeta dijo...

jajajaja
muy bueno el post anterior
ajaja
todavia me estoy riendo con los alfajores de maitena
besosss

Horacio dijo...

pero cuál era el inconveniente que había en la cocina??? eso no queda aclarado en ningún lado, esto parece lost!!!!!

Delirius Jeje Je dijo...

Vaya historia bucal!! ideal para contársela a mi dentista...

Salu2