14 ago. 2007

No es bueno tener una laguna en la cabeza, y mucho menos si es la de Mar Chiquita, porque aunque su nombre lo diga, puede ser chica con respecto a las dimensiones de un país, pero para estar sobre una cabeza es muy grande.
Para colmo hace frío últimamente para tener el pelo todo el tiempo mojado. Porque esta laguna no sólo no permite que mis neuronas trabajen normalmente, sino que se encarga de mojar mi pelo como si tuviera un piloto Pierre Cardin conduciendo una nube pasajera sobre mi cabeza las 24 horas del día y su noche.
Ya metí la cabeza en el secarropa, me metí en una cama solar con una lupa en la cabeza, traté de combatirla con una sopapa haciendo ventosa en cada una de mis orejas, y hasta hablé con las autoridades de la provincia de Santa Fé para que declare mi cabeza como centro turístico, para que los turístas se arrojen a ella y la hagan rebalsar, pero no hubo caso.
Tendré que acostumbrarme o estrujir mi cabeza cual trapo de pisos.
Por favor, si alguien sabe de algún médico que extirpe lagunas de la cabeza, hacérmelo saber por este medio inmediatamente, gracias.

3 comentarios:

Delirius Jeje Je dijo...

Así que usté es la atracción turística de la cabeza mojada?!
suena bien... jej
Salu2

tan versátil como acústica dijo...

me quedé asustadísima.

Romina dijo...

Peor sería tener al Nahuel Huapí... se te hiela todo!
Cuando encuentre a alguno que extirpe de esos, te aviso, igual, como soy muy buena, primero lo pruebo yo y después lo recomiendo.

Saludos!!