18 ago. 2007

Picnic, hormigas y violaciones.

Era un día soleado y perfecto para un picnic. Aníbal y Aníbal llegaron a la plaza con todo lo que se necesitaba para que sea un picnic hecho y derecho. Desplegaron una toalla sobre el pasto, sacaron la bebida fresca, los sándwiches, el repelente para que ningún insecto moleste.
Cuando terminaron de comer los sándwiches vieron que acababa de subir sobre la toalla un batallón de hormigas. Se acercaban hacia ellos, sin ningún tipo de pudor. Aníbal rápido atinó a echarles repelente. El otro Aníbal lo frenó –“Pará, vamos a ver que hacen”. Ya casi estaban llegando a los platos, que estaban vacíos pero igual el Aníbal del repelente amago a tirarles de nuevo, -“noo, ¡si eso no es para hormigas! ¡es solo para moscas y mosquitos!”, dijo el otro Anìbal, antes de llegar a los platos, las hormigas se detuvieron donde había algunas migas de los sándwiches. De golpe, empezaron a montar a las migas haciendo un movimiento claramente sexual. Los Aníbales estaban asombrados y miraban la orgía de hormigas con migas estupefactos. –“¿Eso es una violación o yo estoy loco?”, dijo el Aníbal del repelente, “¡como va a ser una violación, las están tratando de cargar para llevarlas al hormiguero!”, mientras las hormigas lo único que hacían era un movimiento digno de un serrucho, Aníbal repelente exclamó –“¡yo no voy a dejar que se violen así descaradamente a mis migas delante de mi ojos!”, y agarró el repelente y empezó a dispararles, -“¡nooo estúpido!, ¡de que violación hablas!, y le sacó el repelente, -“aparte, ¿tuyas?, ¡como vas a decir que las migas son tuyas! ¡que te pasa! ¿sos de la asociación protectora de migas?”, dijo el ahora Aníbal repelente, y el otro contestó, -“y bueno, mi abuelo tenía una panadería”, -“¡y mi abuela tenía un jardín lleno de hormigueros!, y no por eso voy a defender a las hormigas”, replicó el Aníbal repelente, “-sin embargo las estas defendiendo”, dijo el Aníbal sin repelente, “sí sí Aníbal, me pusiste de mal humor, vamos”, levantaron las cosas y se fueron discutiendo.
Al rato las migas empezaron a moverse y les salieron patas de hormiga, se metieron en un hoyo creyendo que era el hormiguero de las violadoras, seguramente querían venganza, pero entraron en un hoyo equivocado y a los 10 minutos salieron, pero además de ser migas con patas de hormiga, ahora tenían cabeza de topo.

4 comentarios:

La candorosa dijo...

Los Aníbales deberían llevar a sus picnics panes con migas esterilizadas, puesto que el riesgo que se corre ante mutaciones peligrósisimas como estas, darán al mundo el definitivo acabose!!!!

Saludos pseudo ecológicos

El_Sonriente dijo...

seria digno de una pelicula de SF.
Las Hormigas violadoras O_o.

Saludos.

mar dijo...

Todo esta cambiando, la evolución ha llegado.
Me quedó una imagen muy rara de las hormigas "montando"....
Jej
Saludos

Romina dijo...

Jajajajaa, EXCELENTE!
Encima me imagino la cara de indignación del Aníbal con repelente... Muy delirante, en especial lo del topo... ÉSE es un violador!


Saludos!!